Tus Noticias de La Costera

HOMO “SAPIENS, SAPIENS”, o el HOMO “IGNARUS, IGNARUM”

"SER O NO SER" decía Hamlet en la famosa obra de William Shakespeare, hoy convertida en una de las citas más extraordinarias de la literatura mundial. "SER O NO SER, ESA ES LA CUESTION. No ser equivale a desaprovechar la oportunidad que nos brinda la Vida para aprender y llegar a SER. Pero, llegar a ser qué. Llegar a ser humanos, pues no se es por andar a dos patas y poseer un cerebro que pocas veces utilizamos a no ser para aprender un oficio que nos capacite de mejor economía. En la vida hay mas dimensiones a parte de la del trabajo, donde invertimos la mayoría del tiempo. Está la dimensión social, donde aprender a mejorar las relaciones con los demás es un arte que se puede cultivarse a través de libros u otros medios como conferencias, reuniones, etc. Esta la dimensión mental que según la ciencia nos recuerda que para ser el hombre que sabe que sabe, o sea, que es consciente de sí mismo, utiliza y explota mínimamente su capacidad mental, tan solo un 10% de su potencial. Esta la dimensión espiritual que no religiosa, olvidada por completo pero añorada porque la mayoría de los valores humanos se centran en este espacio. Y, justamente esta dimensión es la que más se precisa para superar de manera liviana los problemas que surgen en el camino de cada cual. Aquí es donde tendríamos que poner más énfasis para que estuviera por encima de las demás dimensiones.
SER, es autoconocimiento, es profundizar en la vida, es encontrar las respuestas a las preguntas que creemos no tienen respuesta. Pero para SER hay que saber y experimentar dicho saber. No se trata de conocer, de ser el más listo de la clase, de tener un coeficiente intelectual de 190 y ser el hombre más inteligente del planeta. Los hemos tenido que siendo intelectuales utilizaron sus conocimientos para fabricar bombas atómicas y asesinar a millones de inocentes de un solo toque. No, no se trata de eso. Más bien se trata de enfocar nuestra inteligencia a comprender la vida a estudiar sus principios, sus leyes, a convivir con la naturaleza, la madre que nos da la oportunidad de vivir sobre su lomo, la loba Luperca que amanta a Rómulo y Remo, a la humanidad, con sus dones, en este caso con sus recursos, nuestro planeta. Se trata de saber y experimentar dicho saber en nuestro interior, dominio donde se reivindica la Verdad Suprema. Porque no hay más Verdad que la que encuentres impresa en tu interior, pues la realidad que nuestras miradas contemplan es una quimera del ego, falseada por multitud de factores y condicionantes, a la vez que distinta de cualquier ojo ajeno. Recuerda que siempre se ha dicho que la realidad es del color del cristal con que se mira.
SER o no SER, esta es la duda existencial. Si se decide ser, escogerás el camino menos transitado, aquel que te realizará como lo que eres desde antes de nacer, aquel sendero repleto de bendiciones y gracias que coronarán quien eres en verdad. Profundizar en SER es elevarte a los cielos, como se suele decir, es tomar conciencia de lo autentico y esencial. Es descubrirte en la medida en que, con valentía y constancia, rasgues y apartes los velos que confundieron el sentido de tu vida. Ser es encontrarse a sí mismo.
No SER es más de lo mismo. Más de aquello que conoces. Es la seguridad más insegura de la vida. Es el ancho y transitado camino que no lleva a ninguna parte, donde el hoy es igual al ayer y donde el mañana no será diferente al hoy, a no ser que decidas romper este ciclo esclavizador que nos mantiene en la ceguera tropezando en las mismas piedras. No ser es lo fácil, lo superficial, a pesar de adquirir destreza mental y convertirte en el hombre más intelectual del planeta. Explotar la mente intelectualmente no implica SER. En este siglo, como en los últimos anteriores, ha habido muchos avances tecnológicos que han acomodado nuestras vidas. Otros no han sido lo benefactores que deberían haber sido, porque hemos olvidado el alma, nuestro espíritu. Y ahora, nos encontramos con un desequilibrio relevante, sobre todo en occidente. No Ser conlleva razones de peso para nuestro exterminio por no considerar, a causa de la ignorancia y la inconsciencia, que también somos naturaleza. Y explotar sus recursos de manera desmedida y egoísta es acortar nuestra existencia como familia humana. No ser es dejar de lado nuestra capacidad individual de pensar en uno mismo y el porqué de su existencia. Es dejar de pensar en la familia humana como tal y dejar disolverse en la vorágine mental condicionada a satisfacer a quienes la difunden con intereses dudosos y por seguro, peligrosos, pues no hay más que ver con ojos para ver y oír con oídos para escuchar.
El homo "sapiens, sapiens" es el hombre que sabe, el hombre que aprende de sus errores, el hombre que avanza y comprende, el hombre que levanta su espíritu y realiza. Pero, por desgracia, y si no despertamos a esta intoxicación mental y espiritual que azota nuestra condición humana, si no despertamos a la verdad de nuestra existencia, se nos convertirá, de manera sistemática y metódica al hombre "ignarus, ignarum" donde los intereses creados y poderes facticos harán lo que les plazca de cada uno de los habitantes de este planeta. La ignorancia, sumada a la estupidez conduce a la creación del homo "infernum", el hombre será, entonces, un lobo para el hombre, como decía Thomas Hobbes, "Homo homini lupus", el depredador de su misma especie.
El homo "ignarus, ignarum" es el hombre mediocre e ignorante que opta por no aprender si no es por un interés económico. Sin embargo, perseguir esta zanahoria de plástico es perder su alma, por eso la mayoría de la gente vive vidas de desesperación silenciosa, sin motivación para nada. No ensalcemos la ignorancia por desidias y perezas. Hemos nacido para aprender continuamente, con dones y talentos únicos que nadie más posee. Hemos nacido con capacidades como la fe, no dirigida al exterior, sino Fe para creer en uno mismo, aunque ello lleve toda una vida. Capacidades innatas capaces de mover montañas cuando el deseo de realizarlo ha empapado el corazón en su totalidad. Capacidades para crear nuestro universo, nuestro pequeño mundo y ser un referente a quienes están a nuestro derredor.
Si el hombre ignorante y mediocre es el modelo a seguir por la apatía que el entorno y una mirada torcida nos ofrecen, seremos el doliente humano que pisa un lugar que no le corresponde. Miremos la naturaleza. Observémosla. Analicemos como funciona. Allí, detrás de esa contemplación esta nuestro éxito. Esta la respuesta a Hamlet. Hay que SER con todas las consecuencias para elevar nuestro espíritu y poderse realizar con mayúsculas. SER porque somos auténticos e irrepetibles, a muy pesar de la tecnología de clonación tan aclamada hoy día.
Nuestra evolución nos ha traído hasta aquí, hasta el hombre "Sapiens, sapiens". Nuestro próximo salto evolutivo está supeditado a SER. Hemos de alcanzar, tanto individual como colectivamente, la armonización con nuestro planeta y universo, e ignorar esta cuestión tan vital es fracasar en todos los sentidos como familia humana.
La duda existencial de Hamlet en la obra de Shakespeare, desaparece por completo cuando se decide SER, cuyas consecuencias para el individuo como para el mundo que le rodea son totalmente magnánimas.
La infelicidad del hombre, su dolor y sufrimiento, en gran parte viene dada por la ignorancia de sí mismo. Si aprovechara su voluntad, como lo hace para llevar el pan a su hogar, para encontrar en su interior lo que lleva siglos buscando en el exterior, sería más feliz, padecería nada en comparación a su vida desenfocada y mal dirigida. Ha de detenerse y reflexionar sobre el camino que desea andar. Pues caminar por donde todos lo hacen sin cuestionarse su andadura es anclarse en el ciclo de lo desesperado.
Camino que caminante ha de crear hacia su interior universal. Esta es la cuestión. La única cuestion.

 

José Joaquín Llinares Nadal

José Joaquín Llinares Nadal

J. Joaquín Llinares Nadal

Lo último de José Joaquín Llinares Nadal

Más en esta categoría: « Ni-Nis

CONTACTA

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Nuestro equipo

Copyright © 2012 TUS NOTICIAS DE LA RIBERA